lunes, 31 de octubre de 2011

The Eye

Woooo... Patadón en el culo a esta película fue el remake protagonizado por Jéssica Alba. ¿Quién no lo recuerda? Con esa dulce voz en el doblaje no asusta ni a los fantasmas (me viene la cabeza la vocecita de Jennifer Love Ewit y su serie Entre Fantasmas). The Eye (Gin Gwai en japonés, lo que demuestra mi alto conocimiento del idioma... Jajaja), fue una de las películas de terror japonés que más me marcaron hace la friolera de 9 años. Es por ello por lo que he conseguido verla en innumerables ocasiones, descubriéndole cada vez más un nuevo aspecto que consigue convertir el terror japonés de plano fijo en un drama de lagrima fácil.

La película nos describe cómo la pobre Mann se quedó ciega cuando era muy pequeña. 14 años después, un nuevo y arriesgado transplante de córnea la devolverá la visión y la posibilidad de disfrutar más de la vida, hasta que inexplicables sucesos la llevan a creer que su ojo la presenta algo más que la vista... En su recorrido intentando averiguar quién fue la dueña de los ojos que porta, conocerá el amor y, junto a él, una terrible verdad: la de que, ahora, tiene la posibilidad de predecir la muerte, al igual que la portadora inicial de las córneas.


The Eye es una de esas películas que, bajo mi punto de vista, no te cansas de ver... El terror japonés tiene la ventaja de ser, normalmente, innovador, y sobre todo ésta, dado que es capaz de bifurcar esa sensación en un drama con una sutileza sublime. Es capaz, en ese sentido, de fomentar la creación de futuros remakes, con resquicios japoneses pero aplicados a la americana, donde la sangre está a la orden del día y se pierde, en mi opinión, la esencia del denominado terror psicológico, donde lo verdaderamente importante no es la sangre que se derrame, sino el nudo estomacal que es capaz de provocar. El remake de esta película, por tanto, no me dice mucho... Las escenas de la original se copian con escuadra y cartabón sin dar lugar al beneficio de la duda: una vez vista la japonesa, se puede dar por vista la americana, de no ser que lo que se busque sean las caras bonitas.

El argumento, en su año, resultaba innovador: ¿un transplante que puede dar lugar a actos paranormales? A partir de entonces, fueron muchas las cintas que recreaban el transplante de un brazo con la comisión de asesinatos, entre muchas otras posibilidades, pero he de reconocer que aquella cinta me marcó... Las hay mejores, eso sí, pero ésta es buena.

Además, estamos en Halloween... ¿Alguna propuesta de peli de miedo para los próximos días? Creo que Canal 9 ya tiene bastante con avasallarnos con una de las miles de Michel Meyers...

4 comentarios:

  1. Me encanta esta película. Recuerdo escenas terroríficas como la del ascensor o una en una tienda.

    Película de terror para ver estos días... no sé, ahora mismo se me ocurre El Corazón del Ángel.

    ResponderEliminar
  2. Intuyo que nuestros gustos cinéfilos son muy similares, Blifengard, :)

    Voy a anotarme esa peli... Por lo que he oído de ella, es una de terror ochentera... Buena elección, :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Por fin una que he visto! Pero no me dio miedito en ningún momento... Me pareció más bien un drama, o un capítulo de Entre Fantasmas... muy light. Que igual la veo ahora y me cago viva... jaja! Ya no veo terror, no puedo con él...

    Y sí, creo que tenéis gustos muy parecidos, Bliff y tú... xD

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. 'Drama con una sutileza sublime'... Yo tampoco la veo como una película de terror, juega bastante con la psicología, provocando sensaciones bastante destacables.

    Gracias por seguir con ahínco mis críticas, :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar