jueves, 29 de septiembre de 2011

Un San Valentín Sangriento

"Soy minero... Y templé mi corazón con pico y barrena..."

Me decanto por esta banda sonora para una película con estas características en lugar de la típica 'heavy-blandurria' que aparece al final, junto a los créditos y los nombres de la panda de descerebrados que conforman el elenco. Y es que... Si todos recordáis aquella película de 2001 titulada Un San Valentín de Muerte (que creo dio lugar a la típica segunda parte con sangre y sin gracia), hace dos añitos teníamos el placer de contemplar Un San Valentín Sangriento, fruto del medio dedo de frente de algún director que no tuvo originalidad, ni con el título ni con los argumentos, y cuyo único interés se centra en que se rodó para verse en 3D y así disfrutar con el pico del asesino sobre los ojos, las cabezas o los torsos de las víctimas (o sobre el tuyo, ¿quién sabe?).

La historia comienza con una masacre en una mina, donde un loco muy loco asesina a sus compañeros para no morir asfixiado tras un problema de ventilación en la noche de San Valentín... Tras esta tremenda hazaña entrará en coma, pero despertará y, esa misma noche, se finiquitará a un Hospital completo para después, desaparecer... ¿Estará muerto? ¿O no? Tom (Jensen Ackles) era uno de los pocos trabajadores que sobrevivieron la noche de la mina, y regresará a su pueblo natal en el 10º aniversario de la masacre de San Valentín, un día de sangre y terror que se cobró la vida de 22 personas. El chaval quiere organizar lo que se llama un 'botellón minero', pero un minero asesino anda suelto... ¿Qué pasará ahora?


Nos hallamos ante un remake de un clásico de 1981 que saca provecho de los cines 3D y dinero de los bolsillos a los pobres adolescentes. Eso sí: no sé si en aquella época se estilaba hacer eso del 'botellón', y menos en una mina. ¡Qué calor! ¿No? Lo que no podemos ocultar es que el argumento y las críticas de aquella cinta eran mucho más aceptables (para ser ochenteros) que los actuales donde, si no fuese por el 3D, poco habría que vender... La mayoría de los cinéfilos confiesa haber perdido el dinero a la hora de ver este bodrio en la gran pantalla.

De acuerdo: es mala... Pero tan mala, tampoco: consigue mantenerte en tensión gracias a que juega con la posible identidad del asesino hasta los últimos 5 minutos, y todo ello por no hablar de ese pedazo de final abierto que te deja, sino con la boca abierta (babeando, por el sueño profundo), pues con los ojos como platos... De todos modos, puedo concluir que los efectos especiales están hechos para el público más adolescente, ese que es capaz de gritar sin parar cuando salta una mosca. Un público más adulto y sosegado, sería capaz de pegarse una siesta mientras los habitantes de una pequeña aldea son asesinados sin piedad a manos de loco del pico (patentaremos la frase: hay locos al volante, pues locos del pico...).

Película de tarde de domingo... Pero de domingo lluvioso donde todo tu pueblo esté inundado, de esos que no te permiten salir de casa a no ser que sea con una Zodiac... De lo contrario, diréis que menuda tarde echada a los cerdos.

6 comentarios:

  1. Yo vi la original de los '80 y no está mal. Este re-mierdake no pienso verlo, que ya voy avisado.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, prefiero la de los '80... Por aquellos entonces, resultaba original. Ahora, es repetitivo... Tanto como las hordas de zombies.

    ResponderEliminar
  3. Ahora que mencionas a los zombies, yo, que soy un apasionado del género (cuando se hace bien), estoy también harto de tanta proliferación de muertos vivientes (o infectados) en pantallas, comics, novelas, juegos...

    ResponderEliminar
  4. Cuando parece que algo gusta, pues lo meten hasta por los ojos... Hasta tal punto que lo aborrecemos... Eso ha pasado con los zombies: tanto y tanto zombie, pues ya no son ni zombies... Son infectados. Para zombies los de los '70, que caminaban arrastrándose.

    ResponderEliminar
  5. Para pasar el rato esta película funciona muy bien es una cinta que no tiene mayor complicación para entenderla, además en estas fechas del amor es una poción diferente pero buena para ver en pareja. Assistir tv online la transmite en horario muy accesibles que permiten disfrutar de la cinta. Vale la pena, muy recomendable.

    ResponderEliminar
  6. Eso es cierto, Sofía... Una peli de este tipo es indicadísima para estas fechas tan 'especiales.' No es gran cosa, sólo un producto que se olvida enseguida... Pero acertado para un plan como el de este fin de semana, :)

    ResponderEliminar