lunes, 26 de septiembre de 2011

Perdidas (Five Across the Eyes)

Ayer por la tarde logré terminar (habéis leído bien, "logré terminar") una película de hace unos añitos un tanto... ¿Extraña? Ya no sólo por la fingida tensión estilo Paris Hilton desde los primeros diez minutos, sino por el gore que es incapaz de apreciarse gracias al efecto 'cámara en mano' de estas películas de Serie B que no tienen gracia ni para hacer que te tiemblen las extremidades de pánico. Perdidas (o Five Across the Eyes, que suena más internacional) es una película de esas que son capaces de hacer sufrir al personal más sensible... No mucho, eso sí, pero algo es algo. Si buscas un poco de gore y tortura a jóvenes gritonas para pasar la tarde, puede ser una buena elección... Eso sí, aviso que es una de esas pelis que la gente califica como "malas" así, gratuitamente... ¿Por qué será?

Una cinta descrita con frases como que "la angustia se apoderará de ti" tampoco puede ser tan patética... ¿O sí? ¿Crees que tú aguantarás? ¿O te aburrirás?  Cuentan que, el estreno americano, algunos no lo soportaron (yo creo que se durmieron, a pesar de los grititos). Cuenta la historia que cinco jóvenes regresan a casa tras un partido en el instituto. Cae la noche y se encuentran desorientadas. Perdidas en un mar de carreteras, un pequeño colmado en medio de la nada parece su salvación; pero los nervios y las ganas de llegar a casa a la hora prevista las hace verse envueltas en un pequeño choque que provocará la huída de las atemorizadas chicas por carreteras desconocidas. En ese instante dará comienzo la peor de sus pesadillas, convirtiéndose en víctimas de una brutal y terrorífica persecución por parte de la conductora psicópata del coche contra el que chocaron.

El argumento de estas 'perdidas' o 'perseguidas' (depende del traductor) es bastante novedoso... Muchos son los asesinos en serie pero, en este caso, la innovación la encontramos en que la psicópata es una mujer... Una mujer de mediana edad, bien vestida y con pinta de haber perdido el sentido gracias a algún hecho traumatizante. Es por ello por lo que no tendrá ningún reparo en atentar contra cinco jovencitas de voz aguda que lloriquean cuando se las somete a aberraciones sexuales y torturas diversas.

¿La pena? Que la imagen sea tan mala... No hace honores para que los telespectadores disfruten de tanta sangre... Porque la sangre chorrea sin cesar desde la primera media hora, además de otros fluidos corporales que la convierten en un tanto escatológica (tipo Saló). Los amantes del gore podrán disfrutar, por ello, de un guión patético, una imagen peor, donde la movilidad es excesiva, pero de un argumento poco visto y del que, bajo mi entender, no se ha logrado exprimir todo lo que podría dar. ¿Quién es esa psicópata? ¿De dónde viene y por qué hace lo que hace? Por favor, que la vi hasta el final sólo por saber si todas mis conjeturas eran ciertas y... NI FÚ NI FÁ... Porque, finalmente, no se sabe nada... Ni siquiera si las cenizas del padre de la joven conductora eran cemento rápido.

Bueno, no está mal... Torrente, por lo menos, hace reir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario