jueves, 8 de septiembre de 2011

Cuarentena Terminal (Quarentine 2)

Cuarentena Terminal... Mmmm, qué buen título para una película ¿no? Pues cuando decidí verla puse en ella todas mis esperanzas, y sabía que no me iba a equivocar... El título es demasiado apetecible para los amantes del gore, y yo no iba a quedarme atrás. De título original Quarentine 2, no es más que la secuela del remake americano de [REC]2, pero como el final fue tan sumamente diferente al español, no les quedó otra que irse con la música a otra parte, en este caso, a un avión con personajes de lo más variopinto... ¡Veamos, veamos!

Continúa la historia después justito del final de la anterior, esa misma noche en aquél edificio antiguo y plagado de conejillos de india. En un avión con destino Nashville, un pasajero dará muestras de una violenta enfermedad similar a la rabia. El avión se verá obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto, momento en el que Jenny, una azafata de vuelo sin demasiada experiencia, es encargada de controlar a los pasajeros.

Pero, ¡qué pasajeros! Una pareja joven y descerebrada, otra compuesta por un maniático y una embarazada, un señor pasado de peso, el típico profe inteligente que va de congreso, un hombrecillo mayor que no puede hablar y que está totalmente inmovilizado, un apuesto morenote trajeado con pinta de viajero de negocios, un niño problemático clavadito a Justin Bieber (está claro que el director quería atraer al público más adolescente) y alguna que otra azafata de buen ver que hacen de la película una especie de crítica social clarísima a todos los topicazos que podemos encontrar en nuestro día a día.


Hemos de reconocer que la rabia está de moda en este tipo de películas... Cada vez son más los infectados que plagan las pantallas, por lo que este tipo de cine independiente está pasando a ser más comercial de lo que debería, degradándose su enjundia. De todos modos, es entretenida, de vez en cuando logra mantener la tensión y hasta nos deja ver un poquito de sangre y de vómitos... ¿Qué más podemos pedir? Vale que es un poco 'patada en el culo' a las originales pero, al menos, a los españoles no se nos ocurrió meternos en un avión y decidimos dejarlo en el mismo edificio donde lo comenzamos.

Los espacios pequeños y claustrofóbicos tienen importancia de más a lo largo de la cinta, y a mi entender, no se trata de un remake, como muchos han querido hacer ver. Los juegos de luz linterna/no linterna resultan interesantes, así como la visión nocturna que se emplea en la recta final, donde todo cambia de perspectiva y lo rojo se vuelve azulado.

Además... Justin Bieber hace un buen papel, aunque acabe llorando al final... ¡Y no digo más, que no me apetece spoilear! Simplemente, vedla mientras esperáis ansiosamente el estreno de [REC]3, en Marzo del próximo año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario