miércoles, 17 de agosto de 2011

Yo soy La Juani

Muchos la han bautizado como 'la película que todos los canis esperaban', y desde luego que no es para menos. Yo soy La Juani tiene menos realismo que el Stallonne del Media Markt (o mucho, según se mire, no estoy metida en el mundo de las chonis) y lo demuestra a cada momento: frases como 'el dinero no es pa' tirarlo, es pa'l tunning' de Dani Martín (El Canto del Moco... ¡Digo! Del Loco...) demuestran que el nivel cerebral del chaval es tan alto como Joselito, y ya es decir. Bisutería que pesa más que el ancla del TITANIC, tangas que se marcan como gomas de antifaz y maquillaje que circula con mujeres detrás son las notas características de esta 'Juani', donde el sexo y el flamenquillo están a la orden del día.

Hacía mucho tiempo que quería ver esta película de Bigas Luna, sólo por la curiosidad que podría suscitar un filme hecho por un director de anuncios de "sexdesengrasantes" (creo que acabará patentándose la palabra). Así que me decidí por esa Juani, una adolescente del extrarradio, que tiene problemas en su casa que y discute con su novio (no hay quien le aguante, tronco). Están juntos desde los quince años (ahora tendrán 16 y medio...), pero sus celos y sus indecisiones son insoportables. Juani explota, lo deja y decide hacer todo lo que no ha hecho mientras ha estado perdiendo el tiempo con él: irse a Madrid a ser actriz. Así que, harta de conformarse y de tanta tontería, lo que ella quiere es ir adelante y triunfar en esta vida, porque ella es 'la Juani' y 'la Juani' es lo más.


Spanish Movie, bajo mi criterio, logró parodiarla mejor de lo que es el filme original, que se compone de gag's sin sentido de padres borrachos, madres que aguantan, carreras de coches, vestimentas... Vestimentas sin más (eso no tiene descripción), bisutería y muchos pero que muchos canis... Como una plaga de personajes que dan lugar a una película necesaria de subtítulos, seas sordo o no. Mucha gente se decidió a verla simplemente por Dani Martín y su coche de mala muerte... O quien sabe si por verle el tanga a Verónica Echegui (qué manera de malgastar a una chica tan guapa en un papel como este).

Me corroboro cuando la gente dice que parece un videoclip... Lo parece... Con esa chirriante sintonía de la Mala Rodríguez y esa 'niña que vivía en el Barrio de La Paz y que quería vender droga como su papá' y esa estética de discoteca que plaga toda la película en una mezcla con el sexo barato y malotes-chungos-horteras que a veces me pregunto si existen de verdad o son sólo una ilusión óptica.

Mamá... Ya sé lo que quiero para Reyes... Una Hoguera... Para quemar mi Disco Duro Externo... Seguramente esté infectado al haber almacenado material dañino... ¡Cuarentena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario