viernes, 26 de agosto de 2011

Oculto

Oculto es ese típico thriller psicológico, frío como el hielo, de desarrollo lento y del que se podrían hacer mil conjeturas; sin terror explícito, con una estructura/argumento extraños y, sobre todo, con una serie de pretensiones que no logran materializarse al 100%. Hace un tiempo le eché el ojo debido al protagonismo compartido entre la española Luisa Marrull y la argentina Angie Cepeda, más conocida por su participación en el género telenovelero, y no es que me haya dejado un mal sabor de boca esta historia o sueño (Dios sabe qué...) de amor destructivo y dañino del que no pueden despertar que cada vez se convierte más en una pesadilla.

La historia es complicada desde sus inicios: Beatriz, Álex y Natalia se conocen en una conferencia sobre el poder de los sueños. Desde ese día, unos lazos misteriosos parecen atarles cada vez más fuerte: el extraño tatuaje, cierta pesadilla compartida y, sobre todo, una pasión sexual obsesiva. Enamorados y desorientados, una tormenta de recuerdos salida de los sueños amenaza sus vidas. ¿Quién de los tres esconde algo en su pasado que podría arrastrarles a la muerte? ¿Quién no oculta algo?


Como ya he dicho, Oculto es un thriller psicológico cuyos protagonistas viven un sueño de algo que llaman amor (aunque yo diría que es sexo): mientras dos actrices tan diferentes entre sí como la catalana Laia Marrull y la argentina Angie Cepeda pelean por el amor del italiano Leonardo Sbaraglia, algo parece que les une... Algo que creen sobrenatural y que, sin embargo, se trata de un secreto que uno de ellos conoce perfectamente, ¿quién será? Y, sobre todo, ¿cuál será ese secreto tan bien guardado?

Es una película bastante lenta en el desarrollo, aunque a muchos les valdrá la pena sólo por el hecho de ver a la explosiva Angie Cepeda escasita de ropa. Lo mejor será la forma tan complicada de esconder el secreto final, tan bien oculta (haciendo honor al título) que las conjeturas serán múltiples mientras dura el filme.

No ha sido de mis películas favoritas... Esperaba algo más del cine B de la 2 ¿para qué mentir? Recuerdo que sólo vi los últimos 10 minutos y que no entendí nada, por lo que me decidí a verla completa... Sin embargo, y algo que tiene de bueno, es que, si pierdes una sóla de las escenas, no serás capaz de entender el resto. Suena extraño, ¿verdad? Porque, por muy rara que sea la película, acaba siendo previsible... Pues, para mí, ésta no lo consigue. Un 10 sólo por eso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario