jueves, 30 de junio de 2011

Obsesionada

La mayor parte de los críticos 'constructivos' coinciden en que habría que recordarle a Beyoncé que no destinase sus esfuerzos a otra cosa que no fuese el cante y el baile. Sin embargo, yo no estoy del todo de acuerdo... Cierto es que la chica no tiene demasiada experiencia delante de una cámara, pero para ser una película de las típicas del montón de un sábado por la tarde, de la mitad en adelante la guapita se vuelve bastante activa en su papel de 'a mí no me quitas el marido, tronca', cosa que me ha sorprendido. Vale que Obsesionada es previsible en todo momento y casi desde el principio se tiene la entera certeza de cuál va a ser el final, pero como thriller psicológico puede llegar a entretener un rato (aunque el género se le quede un poco grande).

En este filme, Derek Charles (Idris Elba), un financiero de éxito que acaba de recibir un importante ascenso, es feliz en su carrera profesional y en su matrimonio con la bella Sharon Charles (Beyoncé Knowles). Ambos tienen un hijo adorable y se acaban de trasladar a la casa de sus sueños. Un día, Derek conoce a una nueva empleada temporal en la oficina: Lisa (Ali Carter); ella es hermosa, desenvuelta y siempre alegre. Vamos, que Lisa es la perfecta compañera de trabajo. De repente, en la fiesta de Navidad de la compañía, Lisa se abalanza sobre él y éste firmemente le dice que se equivoca. Al día siguiente, vuelve a intentarlo, y Lisa parece que no acepta un no por respuesta, yendo su locura a más con cada uno de los rechazos. Pronto, Derek empieza a preocuparse por lo lejos que parece que Lisa está dispuesta a llegar... Pero, en este caso, su esposa tampoco se quedará corta.


Como ya he dicho al principio, el argumento está bastante visto, y nos recuerda desproporcionadamente a aquella Acoso del '96 (de Michael Douglas y Demi Moore) y a la Atracción Fatal del '87, donde Douglas (otra vez, pobre hombre... ¿Qué tendrá?) era seducido por una Glenn Glose dispuesta a llevar su aventura hasta el límite; eso sí, en baja calidad. Por tanto, nuestra Beyoncé no ha hecho nada nuevo, apenas rescatar un argumento que ya estaba maquinado para darle una nueva perspectiva en la actitud de la esposa portadora de los cuernos: esta vez, la pobre esposa destina toda su fuerza a atacar a la mujer que está poniendo en peligro su familia, y nunca mejor dicho, ya que los fostiones y los tirones de pelo aparecen por doquier.

Sin embargo, a pesar de lo vista que puede llegar a estar, tiene un aspecto destacable que no me parece incluido sólo por casualidad, y es el racismo hacia los blancos, casi imperceptible, pero... ¿Hubiésemos visto la película con los mismos ojos si las razas estuviesen invertidas? Lo dudo mucho, sobre todo por la perspectiva etnocentrista que nos caracteriza, a unos más, a otros menos.

Concluyo con que se trata de una película tópica de narices, con un protagonista descerebrado, una esposa ya desconfiada de antes, una 'femme fattale' muy mala, un amigo del protagonista muy tonto y un amigo de la mala muy pero que muy maruja. Sin embargo y sin ser un peliculón, resulta bastante entretenida y tiene la facultad de pasarse volando.

Supongo que, al igual que yo, la olvidaréis... Pero bueno, vedla... He visto cosas peores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario