miércoles, 29 de junio de 2011

Manolete

Sin ningún bombo ni platillo, Manolete (más bien su vida hecha película) vio la luz en Francia en 2007. Aún contando con un elenco de actores bastante aceptable y entre los cuales destacarían Adrien Brody, Penélope Cruz, Santiago Segura o Juan Echanove, las críticas fueron pésimas y la expectación nula, por lo que el estreno en territorio español quedó pospuesto sin fecha fija hasta nuestros días. Hace un par de semanas, la curiosidad me picó y decidí echarle un vistazo al tráiler... No acabó de convencerme, pero decidí ver la película para salir de dudas y corroborar mis expectativas. Y, en fin... Así fue.

Nos hallamos ante la película biográfica del famoso torero Manolete, español de pura cepa y muy famoso en su época. Manolete no sólo revolucionó el arte del toreo en la posguerra española, sino que su amor por la bella actriz Lupe Sino desafió a los estrictos convencionalismos de la época, donde un torero no podía amar a ninguna mujer. Mientras el matador se convirtió en todo un símbolo nacional, ella -"un tercio Ava Gardner, un tercio Carmen y un tercio problema"- fue sin duda una mujer fuera de lo común, que robó el corazón al torero. Ambos vivieron un intenso amor dominado por la pasión y los celos, y que desembocaría en su trágico final en la plaza de toros de Linares (Jaén).


Hay una cosa que está clara, y es que la temática tratada no debería haber constituido el argumento de una película a tan gran escala (ni con un elenco como éste), sino de la típica miniserie de Antena 3 tipo 'La Pantoja' o 'Paquirri', rodeado de actores al más puro estilo 'Física o Química.' Ello ha supuesto que, como película, se haga interminable y aburrida, con unos bonitos decorados/vestuario a los años 40 pero rodeada de infinidad de momentos inconexos y de flashback que nada tienen que ver con el orden lógico y a los que nunca acabas de darle explicación y, ni siquiera, organizas mentalmente.

Penélope Cruz, como siempre, guapísima en su papel de 'mamita', mujer fatal y apasionada... Pero no acabo de acostumbrarme a escuchar su voz doblada. Ni la de ella ni la de Santiago Segura (para mí, siempre será Torrente) o Juan Echanove, en sus pésimos papeles y con unos diálogos de lo más soso. Adrien Brody intenta por todos los medios introducirse en el papel protagonista, y lo logra de una forma más o menos correcta gracias a su parecido físico con el torero.

Por lo demás, poco más puedo aportar... Hay sentimiento, hay sexo y hay pasión... Sin embargo, no hay biografía de Manolete, porque apenas se deja entrever la parte 'prensa rosa' de su vida donde lo único que parece importar es su complicadísima relación con la oscura Lupe Sino, en lugar de venerar la figura de un torero que será recordado por todos los tiempos (menos mal que no la estrenaron, porque ahora tendría mis dudas de ese recuerdo...). Un gran desperdicio de presupuesto, sin duda... Lástima que la vida sea así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario