miércoles, 18 de mayo de 2011

Quiéreme si te Atreves

Quiéreme Si Te Atreves es una de esas extrañas películas que, por alguna razón, se ha colado en tu carpeta 'Películas por Ver' y que, por más que lo intentas, no le acabas de coger el hilo. Es extraña, pero se merecía ser vista sólo por todos los kilómetros que había hecho (venía desde la ETESDA de Zaragoza, sin ir más lejos). Original, complicada e inteligente, con bonitas escenas de amor pero con final más gore que cualquiera de los planos de [REC]: esas serían las palabras que, a modo de resumen, sería capaz de dedicarle a este especie de comedia romántica (francesa, ¡cómo no!), muy en la línea de Amelie, en la que se intercalan escenas ni tan graciosas, ni tan románticas, ni tan... Nada. El caso es que puede resultar un tanto dura, como el cemento que rellena (y nunca mejor dicho) el final de la película.

Quiéreme Si Te Atreves comienza como un juego de infancia entre Sophie y Julien, un juego de atrevidos retos que, con el tiempo, se ha convertido en una forma de vida: aún habiendo pasado años y años desde su infancia y ya en la Facultad, son capaces de continuar realizando apuestas absurdas acerca de quién de los dos es capaz de hacer tal o cual cosa. Sophie y Julien llevarán ese juego hasta el límite: se burlarán de todo y de todos, y se harán daño deliberadamente porque se niegan a reconocer que se han enamorado. Y apostarán no verse en X tiempo, y volverán a verse pasado X tiempo, cuando sus vidas han cambiado por completo... Pero hay algo que no ha cambiado, y eso son sus sentimientos.


Nos hallamos ante un moderno cuento de hadas que relata una grotesca y hermosa relación de amor-odio que es capaz de no dejarnos indiferente. Su forma de desarrollarse la hace especial y original, algo muy complicado de conseguir con argumentos de hoy en día: desde luego, y aunque con algunos fallos de guión y organización que son bastante evidentes, es capaz de dejar en el telespectador algún tipo de marca... Vamos, que triunfa entre la gente, ya sea para bien o para mal. Además, ese sonidito de la caja de metal cuando cae rodando entre los pies es, prácticamente, su banda sonora.

¿El final? ¿Qué puedo decir del final? Un tanto inadecuado... No lo voy a spoilear porque quiero que la veáis, pero no recordaba cosa más dura desde La Matanza de Texas... Desde luego, no es necesaria la sangre para hacer 'pupa emocional' en las mentes más débiles... En este caso, se consigue.

Vedla... Vale la pena... :)

9 comentarios:

  1. A mí me encantó esta película... aunque no terminé de entender el dichoso final, no hablaré de él para no spoilear, pero bueno. Final triste.

    ResponderEliminar
  2. Y hablando de finales... sin spoilers, pero el de esta película me recuerda al de Los Amantes del Círculo Polar.

    ResponderEliminar
  3. A mí el final me hizo, como yo digo, 'pupa emocional'... Me supo mal, pudiendo haber acabado como una bonita historia de amor, sin más precedentes... Después de tanto '¿a que no hay huevos?', por una vez, que los hubiese habido para vivir la vida juntos... :)

    ResponderEliminar
  4. pues el final es un rayote inexplicable a no ser que hables de universos paralelos con caramelos de colores. trifumao el guionista

    ResponderEliminar
  5. Estamos de acuerdo... La sensación que se le queda a uno después de ver el final es tan inexplicable como el final mismo.

    ResponderEliminar
  6. acabo de verla y buscando sobre el final me ha salido este blog..no he entendido el final..si al final acaban...ya sabeis aquello del hormigon..como que despues salen tosos esos besos que nunca se dieron??nose que paranoia "emocional"

    ResponderEliminar
  7. Es una peli que deja al telespectador reflexionar a su aire... Bajo mi punto de vista, su vida acaba en el hormigón, pero su mente sigue viva y esos besos que se ven son sus propias imaginaciones. Pero vamos, es sólo una opción... :P

    ResponderEliminar
  8. Yo la dejé cuando parece que es el protagonista el que está todo quemado en el hospital! no hace falta el golpe bajo

    ResponderEliminar
  9. Parece que siempre es el final, y siempre hay una nueva escena para sorprendernos... Una película extraña, por así decirlo, :)

    ResponderEliminar