jueves, 3 de marzo de 2011

Eclipse

Supongo que cuando tardas más de tres tandas en ver una película... No es muy buena señal, que digamos. Lo más nuevo en la saga de 'los Crepúsculo' se hizo de esperar: millones de adolescentes locas por vampiros y hombres lobo, señoras que perseguían al pobre 'Pattinson' por las calles... ¡Un caos, señores! Tantas y tantas han sido las críticas que... Digo yo que había que verl Eclipse, ¿no? Necesitaba volver a experimentar la sensación de ver al lobazo ese descamisado cada dos minutos porque lo pone en su contrato (¡grandioso gag de Híncame el Diente'!). Eso sí, he necesitado varios días para asimilar 'tanta belleza' contenida en tan poca cinta... ¡Ni más ni menos que dos horas! ¿Estamos locos o qué? Dan ganas de darle al 'stop' cada quince minutos motivo de una indigestión... A veces me pregunto qué tendrán los libros de la Meyer, que tanto daño han hecho a esa pobre juventud que sueña con que, cada noche, un vampiro brillante se cuele en sus habitaciones y les pida matrimonio siendo de la 'antigua escuela.'

En esta tercera entrega, y tras todas las 'locuras' que hacen por amor los dos protas para estar juntos, Bella (Kristen Stewart) tendrá que elegir entre Edward (Robert Pattinson) y Jacob (Taylor Lautner)... Difícil elección, dado que cada uno parece tener su 'puntito' (o su 'puntazo'). En ese sentido, la ciudad de Seattle es devastada por una serie de misteriosos asesinatos que va en aumento, mientras una vampiresa busca venganza: se trata de la tal Victoria, que regresa a la carga con su ejército de 'Neófitos' (creo que se les llamaba así). Bella debe escoger entre su amor por Edward y su amistad con Jacob, consciente de que su decisión puede iniciar una batalla entre vampiros y licántropos. Rodeada de peligro y con su graduación acercándose, ahora se enfrenta a la decisión más importante de su vida... ¿Casarse con un vampiro? ¿O dejarse enamorar por un lobazo descamisado?


Todos hemos tenido infancia... Y creo que, algunos más que otros, sabremos valorar cómo 'Fray Perico y su Borrico' tiene un argumento más creíble que estas películas cuyos libros están ubicados en la estantería de 'terror' en Carrefour. Los paisajes siguen siendo totales, pero no consiguen transmitirme sensación de 'frío'... Porque, la verdad, ver a Bella tiritando con cuarenta mangas, a Edward con su tres cuartos gris de siempre (que habrá que echarlo a la lavadora) y al lobo descamisado y en shorts en medio de una tormenta en la montaña... Pues me crea ambivalencias. Bueno, supongo que más liados os dejará a los demás el hecho de que Bella acabe besando al lobazo ese delante del pobre Eduardo... Si es que... ¡Quién estuviera en su lugar!

Un punto a su favor... Que el 'vampi' ha cambiado su anterior supercochazo por un supermacrocochazo capaz de embriagarnos a todas. Además, me ha parecido muy llamativo escuchar las voces (creo que por primera vez) de los 'hermanos' de Edward. Me estoy refiriendo a los hombres, que parecían unos pobres calzonazos en las anteriores ediciones, ya hora fíjate... ¡Si hablan!

¿Conclusión final acerca de si os recomendaría la peli? Mmmm... He hablado con otras personas que la han visto, y se les antojó aburrida... Sin embargo, son enamorados de los libros... ¡Cosas! Yo procedo a recomendarla en la medida de lo posible... Es decir, en la media en la que no os deje grogui en el sofá.

Por cierto... Me ha dado mucha pena que los Volturis acaben con la joven frágil de ojos rojos... La pobrecita parecía salida de una foto tomada con mi Canon del siglo pasado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario