viernes, 18 de febrero de 2011

Te Doy Mis Ojos

Me quito el sombrero ante Icíar Bollaín, que supo reflejar en su tercer cortometraje la violencia doméstica con un realismo que eriza la piel. Te Doy Mis Ojos, española y protagonizada por Luís Tosar y Laia Marrull, acaparó con una muy buena cantidad de críticas positivas, y no es para menos: aspectos como el machismo, el patriarcado, la masculinidad/feminidad y el sexo aparecen perfectamente reflejados en una cinta que, además de ser muy educativa, es capaz de hacerte sentir la tensión y el miedo de una mujer maltratada que espera ansiosa que su marido cambie de parecer.

La película está ambientada en Toledo, que fue donde Bollaín y la guionista, Alicia Luna, habían conocido a la presidenta de la asociación de mujeres maltratadas. Da comienzo en una noche de invierno, cuando Pilar sale huyendo de su casa llevando consigo apenas cuatro cosas y a su hijo Juan. Pilar escapa de Antonio, un marido que la maltrata y con el que lleva 9 años casada, y se refugiará en casa de su hermana Ana y el novio escocés de ésta. Antonio no tardará en ir a buscarla: ha comenzado a ir a terapia para cambiar, y le dice a Pilar que es su sol. Además, "le ha dado sus ojos"... Pilar volverá con él con la esperanza de que las cosas vuelvan a ser como cuando eran novios; querrá desempeñar un trabajo, pero Antonio no la dejará... Continuará humillándola a toda costa...


Sin duda, es una película que marca al telespectador. No sé qué tiene, pero te hace recordar los diálogos, los bellos parajes o el sonido de los golpes... Te hace abrir los ojos ante una realidad tan evidente como son los malos tratos, evitando la morbosidad y mostrando cuáles son sus consecuencias (lo realmente importante). Es dramática, dura, capaz de hacerte llorar comprobando que es real, que situaciones como esa continúan sucediendo todos los días y que no todas las mujeres tienen el valor de escapar a tiempo de su agresor, perdiendo la vida en sus manos.

Según palabras de Icíar Bollaín:

"Te Doy Mis Ojos cuenta la historia de Pilar y Antonio pero también de quienes los rodean, una madre que consiente, una hermana que no entiende, un hijo que mira y calla, unas amigas, una sociedad y una ciudad como Toledo que añade con su esplendor artísitico y su peso histórico y religioso una dimensión más a esta historia de amor, de miedo, de control y de poder."

No la recomiendo... Simplemente, la considero imprescindible en la videoteca de cualquier persona con un mínimo de conciencia social. Los roles de cada cual están perfectamente representados, tal y como Bollaín expresó en su momento. Espinada y sobrecogedora...

No hay comentarios:

Publicar un comentario