miércoles, 26 de enero de 2011

Elisa K

Me quito el sombrero ante esta cinta... Me hace recordar que el cine español todavía tiene algo que decir en la sociedad fuera de alguna de sus 'cagadas' monumentales. No sé si calificar a Elisa K de una película, de un documental, de un corto con pinta de 'largo', de un relato con narrador... Es un tanto difícil de explicar la sensación que otorga una producción de este tipo donde poco te deja para adivinar ya que, una tercera persona con voz en off se encarga de, de alguna manera, 'chafarte' el final con espectacular frialdad. Sin embargo, y a pesar de este 'gran desliz', Elisa K tiene mi más sincero aplauso, sobre todo por la delicadeza y sutilidad con la que trata un tema tan grave y actual como es la pederastia o los abusos sexuales a menores.

Si recurrimos a una descripción de su argumento, encontraremos algo así como que a Elisa, que hará once años en verano, le gusta su nuevo vestido blanco con lazos azules, pero faltará muy poco para que todo deje de tener importancia. El amigo del padre ha hecho llorar a Elisa (si vemos el filme entenderemos por qué gracias a su narrador) y después le ha dicho: "si dejas de llorar te regalaré una pulsera de plata." Nadie se dará cuenta de lo que ha pasado: Elisa está 'sólo' un poco extraña y parece que ha olvidado lo ocurrido para sólo repetir el tema de la pulsera de plata. 


Elisa se hará mayor, rehará su vida y todo parece haber quedado en el olvido... Hasta que un día llama a su madre y le pide, asustada: "ayúdame, acabo de recordar una cosa horrible", después de catorce años, cuatro meses y algunos días.

Una película poco amiga del entretenimiento y la diversión... Filmada fuera de toda convención, taquillazo o designios de algún tipo. Más de uno dirá que es una locura salirse de los estereotipos hoy en día, teniendo en cuenta que lo que triunfa son las historias de amor entre vampiros, pero yo opinio que sus directores, los catalanes Judith Colell Jordi Cadena, han sido muy valientes y osados con esta película que debería constituir una nueva tipología cinematográfica.

Es evidente que me ha gustado, aunque nos os recomiendo que la veáis si no sois fans de las 'películas sociales' o aquellas donde risa y la sonrisa brillan por su ausencia. Sin duda, lo mejor de todo ha sido dividir las dos épocas de Elisa: una niña 'muy niña' en blanco y negro, y una mujer que ha logrado recordar un suceso horrible a pleno color.

Un aplauso para los directores... Mis más sinceras felicitaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario