martes, 31 de agosto de 2010

Los Fantasmas de mis Ex

¿Os apetece una comedia romántica? Hoy regresamos con una muy reciente...: Los Fantasmas de mis Ex, típico filme sobre uno de esos 'hombres casanova' sin remedio que alternan varias conquistas a la vez y dejan a sus novias por teléfono (o por videoconferencia, que ya hemos evolucionado en el tiempo...). Lo más llamativo de la peli es que guarda una importantísima similitud con 'Cuento de Navidad', de Charles Dickens, donde tres fantasmas (pasado, presente y futuro) serán capaces de hacer cambiar de parecer al protagonista en su visión de que el amor no existe y que lo importante es disfrutar la vida.

El argumento es facilón de comprender: Connor Mead (Matthew McConaughey) es un fotógrafo sin escrúpulos. Le encantan las mujeres, pero jamás inicia relaciones estables: prefiere la libertad es capaz de pensar, mientras tanto, cuál será su próximo objetivo. Paul (Breckin Meyer), el hermano de Connor, es la cara opuesta de la moneda: él sí cree en el amor y, de hecho, va a casarse. Pero el día antes de la boda, Connor hace gala de su sarcasmo y se carga la ceremonia, desanimando a Paul y a una amiga de la infancia llamada Jenny (Jennifer Garner).


Como castigo ante su egoista comportamiento, Connor recibe la llamada del fantasma de su tío Wayne (Michael Douglas), quien le advierte de que en las próximas horas será visitado por los espectros de sus ex novias: las del pasado, las del presente y las del futuro; es decir, una jovencita ochentera que fue su novia en la juventud, su actual secretaria a la que no puede considerarse una de sus amantes y una misteriosa belleza que viene del futuro. Todo ello le ayudará a cambiar su visión acerca del amor y a aflorar sentimientos que creía totalmente olvidados...

El reparto es magistral: todos y cada uno de los actores (desde los más conocidos a lo menos) son capaces de provocarnos las sensaciones que pretenden causar: secuencias de humor que roza lo absurdo en una historia de amor que será capaz de entretener al telespectador a base de bien. La película en sí tampoco tiene nada de especial: es una calca más del género 'comedia romántica' al que estamos acostumbrados, pero el cual a mí no me cansa en absoluto; tiene todos los ingredientes necesarios para agradar, desde un buen reparto hasta un argumento entretenido.

¿Qué más se puede pedir? Es ideal para una tarde de domingo, aunque no os la recomiendo si estáis hartos de ver películas por el estilo... Lo que más me ha sorprendido, quizás, es el papel de Michael Douglas en la peli, al más puro estilo Jacob Maley de la versión original de Dickens. No me imaginaba al grandísimo interpretando papeles de este tipo... De duro ha pasado a blandito en menos de nada (será cosa de la edad).

A verla se ha dicho... Os dejo con el tráiler:

lunes, 30 de agosto de 2010

1408

Hacía mucho, pero que mucho tiempo que le tenía echado el ojo a esta película pero, por múltiples circunstancias, siempre la había dejado aparcada... Además de un muy interesante reparto, el filme 1408 destaca por su argumento: de primeras, puede parecer la típica novela de terror adaptada al cine con puntos de 'cojera' (como la mayoría de adaptaciones llevadas a cabo hasta la fecha), pero lo que no podía esperar es que el presente relato corto de Stephen King iba a dar tanto de sí... De todos modos, imaginaba algo terrorífico (más que nada porque así la catalogan), pero el filme no pasa de un simple thriller con buenos momentos de tensión.

Basada, como ya he comentado, en un relato de Stephen King, la película cuenta la historia de un novelista de terror (John Cusack) que sólo cree en aquello que ven sus ojos. Tras dedicarse a desacreditar fenomenos paranormales ocurridos en supuestas casas fantasmas, él no tiene prueba alguna de la existencia de vida más allá de la muerte. Sin embargo, todo cambiará cuando entre en la habitación 1408 del Hotel Dolphin, la cual tiene un índice de mortalidad tan alto entre sus huéspedes que han decidido cerrarla al público (56 muertes en total, tanto naturales como suicidos de lo más atroces). Cusack, que no cree en estas cosas, será capaz de encerrarse una noche completa en la 1408 con la finalidad de desmontar el mito... Lo que no esperaba es que, allí, deberá enfrentarse a sus fantasmas del pasado y a sus miedos más profundos...


De lo que no hay duda es de que tanto John Cusack como Samuel L. Jackson realizan una interpretación magistral, cada cual ocupando el rol que se le asigna. Porque, eso sí... Debemos felicitar a su director por haber conseguido mantener la atención del telespectador con dos únicos personajes, los cuales finalmente se transforman en uno (el escritor y sus miedos). Cierto es que muchas escenas podrían ser perfectamente recortadas, ya que rozan lo cómico (nieve en la habitación, aparición del padre, naufragio con un barco imaginario, etc.), pero, aún así, nos hallamos ante un filme interesante, que logrará manteneros en tensión durante la mayor parte del tiempo. Y digo 'la mayor parte' porque no soy fan del final: me parece un tanto aburrido y desasosegado... Le falta un poco de 'sal', la verdad.

De todos modos, la producción para mí roza el notable alto.

domingo, 8 de agosto de 2010

Origen

Origen es de las pocas pelis con las que sientes que has aprovechado bien cada céntimo invertido en la entrada. Y es que, desde Memento (obra maestra), cada película de Christopher Nolan se convierte en un acontecimiento ineludible. En este caso, el director inglés ha unido sus fuerzas con el actor más en forma del momento, Leo Di Caprio (que ojo tiene este chico para involucrarse en buenos proyectos) para crear una obra que, seguro marcará un antes y un después. Si hubiera que definir la película como mezcla de varias (me encanta hacer esto) sería algo así como:
Memento
+ Matrix + Pesadilla en Elm Street. Memento por jugar con los entresijos de la mente, Matrix por sus efectos especiales (se quedan en mantillas al lado de los de Origen) y Pesadilla en Elm Street por la importancia de los sueños.

Como me gusta poco spoilear las películas, no voy a desvelar mucho de la trama, solo decir que desde el primer minuto Nolan te transporta por los paisajes mentales de Di Caprio y su banda, que se encargan de inocular en el subconsciente de la persona deseada una serie de ideas para modificar el comportamiento de la misma a través de una serie de submundos paralelos o subcapas de la mente. Un viaje alucinante en el que destacan por su actuación sobre todo Joseph Gordon-Levitt (500 días juntos) y la francesa Marion Cotillard (Nine). Otros rostros famosos como Michael Caine, Cillian Murphy, Ken Watanabe (todos ellos aparecen en la última saga de Batman by Nolan) o la incipiente Ellen Page(Juno) conforman un reparto sobresaliente apoyado en una excelente banda sonora.

De las pocas notas negativas de este thriller de ciencia ficción es la duración de la cinta, dos horas y media, quizá un tijeretazo a algunas escenas de acción le habrían sentado mejor a este verdadero peliculón. Para mí, mejor película de este 2010 junto con la inquietante (también de Di Caprio casualmente) Shutter Island.