miércoles, 30 de junio de 2010

Nacidas para Sufrir

Soberbiamente realista... Eso es lo primero que este filme da que pensar. Con un elenco prestigioso y unas interpretaciones magníficas, nos sorprendía Nacidas para Sufrir el pasado 2009, de la mano del director español Miguel Albaladejo. Caras conocidas como Adriana Ozores, Malena Alterio, Mariola Fuentes, Petra Martínez o María Alfonsa Rosso nos hacen sumergirnos en una atmósfera cotidiana, perfectamente ambientada, que narra hechos donde el egoísmo está repugnanetemente presente en torno a un tema tan actual como es el matrimonio homosexual.

En primera instancia, se nos presenta a la tía Flora, de 72 años, una solterona de un pequeño pueblo que siempre ha estado al cuidado de sus familiares: su única hermana murió muy joven y le dejó tres sobrinas huerfanitas de las que también tuvo que ocuparse. Las tres sobrinas crecieron y se fueron del pueblo, y ahora Flora está asustada porque, al llegar a la vejez, ve que llega el momento en el cual tendrán cuidar de ella... Tiene miedo de que la lleven a la residencia donde trabaja una de ellas, así que su única salvación parece ser Purita: una joven que ha estado ayudándola en los últimos años a cuidar de sus ancianos parientes, y que es la única con la que siente en familia. Para Flora, la única forma de mantener a Purita a su lado sin rechistes es contrayendo matrimonio con ella... Pero todo dará un giro inesperado cuando los mayores de Purita también entren en escena...


Cualquier detallito desvelado en referencia a este filme sería un grandísimo spoiler, de modo que ahí queda la cosa. Quizá los diálogos son escasos y demasiado complejos, tanto que a veces parece que revivimos una obra de teatro, pero la imagen es capaz de solventar ese pequeño defectito... Además, la diferencia entre dos tipos de personas está perfectamente retratada: señoras mayores y egoístas, que son capaces de cualquier cosa para que sus 'necesidades' sean cubiertas, y las típicas buenazas de pueblo, tontas de remate y solteras, que parecen necesitar sentirse queridas, aunque para ello tengan que trabajar de sol a sol. Un drama con toques de comedia puntuales que no tiene desperdicio, vamos...

Un aplauso para el director... La recomiendo muchísimo... Sin ser un peliculón publicitada con bombo y platillo, puede calar en vuestros corazones. Os dejo con el trailer, para ver si os convenzo a echarle un vistazo... :)


Saludos.

martes, 29 de junio de 2010

La Huérfana

La Huérfana es un '¡ZAS, en toda la boca!' para todos aquellos que pensaban que se trataba de una peli de terror del montón... Ni mucho menos. De hecho, no conseguiría ubicarla dentro de éste género, ya que apenas te hace pasar "miedo" tal y como yo lo entiendo... Quizá sería un thriller, un buen thriller que sabe mantener la tensión justa en el espectador, dándole lo que el momento requiere, de un modo un tanto lento en cuanto al desarrollo, pero a través de una muy interesante trama que nada tiene que ver con lo sobrenatural (cosa que me parece una relativa novedad).

La Huérfana nos muestra cómo la trágica pérdida de su hijo aún no nacido ha dejado destrozados a Kate (Vera Farmiga) y John (Peter Sarsgaard), afectando sobre todo a la primera, que tiene horribles pesadillas y ve que su matrimonio hace aguas de manera descarada. En un esfuerzo por recuperar cierta normalidad en sus vidas, la pareja decide adoptar un niño, sintiéndose extrañamente atraídos por una niña llamada Esther (la jovencísima actriz Isabelle Fuhrman).

Sin embargo, en cuanto Esther llega a su hogar, empiezan a producirse una serie de acontecimientos alarmantes que hacen que Kate llegue a creer que algo malo pasa con Esther, que esa niña de aspecto totalmente angelical no es lo que aparenta. Preocupada por la seguridad de su familia, Kate trata de que John y los demás sean capaces de ver más allá de la dulce fachada de la niña, pero nadie le hace caso de manera inmediata...


Quizá ya habéis visto muchas películas de "niños diabólicos", y por ello ésta ya no os aporte nada nuevo, pero el final del filme es bastante sorprendente (aunque para muchos -incluida yo- sea predecible desde el principio): el giro inesperado de guión en la parte final puede dar mucho de qué hablar. Aspectos bastante currados serían la fotografía y la escena, o la propia vestimenta de la niña, que ya de por sí la convierte en un ser siniestro. Además, no está nada mal para ser fruto de un director español (Jaume Collet Serra).

¿Sería recomendable? Por supuesto, al menos por mi parte... No me apetece spoilear nada más, es una película muy fácil de fastidiar, así que os recomiendo que la veáis que, tras este hecho, hagáis vuestros comentarios.

Ideal para una tarde de domingo, para verla solo o acompañado (no temáis, que no es para tanto).

jueves, 24 de junio de 2010

500 Días Juntos

Marc Webb, director de algunos de los vídeos musicales de Snow Patrol o Counting Crows y encargado de las próximas películas de Spiderman, firma un debut que deslumbra por su ritmo vertiginoso y sus diálogos chispeantes, y todo apoyado por una banda sonora en clave indie que llena cada momento de la vida de los protagonistas; la fría Summer, una Zooey Deschanel (la chica de la infravalorada El Incidente) que habla con los ojos y un Joseph Gordon Levitt que da el tipo en el papel de indeciso enamorado.

La historia no tiene un orden cronólogico, es decir, lo mismo nos sitúa en el quinto día de los 500 que dura la relación que en el 328, una premisa que puede que no sea el súmum de la originalidad pero que es una de las claves de que la peli no decaiga en ningún momento. Casi parece que tengamos el control de un mando a distancia virtual para jugar con los (la mayoría desternillantes) encuentros y desencuentros de la pareja.

LIGEROS SPOILERS

Una canción de The Smiths, la fotocopiadora de la oficina, el típico compañero de trabajo pelma, un karaoke para romper el hielo, litros de alcohol y un ascensor son los detonantes para que Tom se enamore perdidamente de Summer, un témpano de hielo con una forma de ver la vida en la que el concepto “amor” no tiene cabida, el contrapunto de Tom, que se enamora con cada gesto, cada mirada y cada palabra de Summer.


Un peliculón, que junto a Casi Famosos y Alta Fidelidad forman una invencible trilogía de temática musical imprescindible para aquellos que, como yo, vamos poniendo una canción a cada momento de nuestra vidas.

No hace falta que diga, y sin querer ser aguafiestas, que el que espere la típica comedia romántica tontorrona con final feliz, que huya como la peste.

Para acabar, no estaría mal tirar de las orejas una vez más a lo responsables de adaptar los títulos originales de la películas. (500) Days Of Summer es el título original, un juego de palabras con el nombre del personaje femenino de la película. O bien, la traduces literal o la dejas tal y como está, todo lo demás es una chapuza.

P. D.: Un placer comenzar a colaborar en este interesante blog.

domingo, 13 de junio de 2010

La Herencia Valdemar

Esta película logra dejar al espectador con la miel en los labios de la forma más vulgar y descarada. De hecho, no recuerdo ninguna película como ésta: a lo mejor, por ese motivo podría destacar por su originalidad... La Herencia Valdemar queda definida por muchos aficionados al cine como una "versión beta", donde falta muchísimo para ser una película completa. Vamos, como si nos venden las 200 primeras páginas de un libro que tiene 500... ¡No tiene sentido!

La película comienza con uns créditos totalmente inquietantes, tanto como la portada de la misma... La historia nos muestra a Luisa Llorente, una experta en tasación de inmuebles antiguos, que desaparece cuando visita la misteriosa mansión victoriana Valdemar para realizar un inventario de los bienes de la propiedad. Maximilian, presidente de la compañía para la que trabaja Luisa, contratará los servicios del detective Nicolás Tramel para que la encuentre, ya que no es la primera desaparición.


El detective se traslada al lugar de los hechos y emprenderá un viaje al pasado acompañado por la arrogante Doctora Cerviá, presidenta de la fundación Valdemar, quien le pone en antecedentes del caso y relata la tragedia de Lázaro y Leonor Valdemar, el matrimonio que habitaba la casa de la leyenda allá por el año de 1880. Parece ser que Lázaro y Leonor Valdemar realizaban sesiones de espiritismo fraudulentas; lo que no iban a pensar es que, a lo largo de una de ellas, un espíritu maligno iba a emerger desde el más profundo infierno... ¡Puf, qué miedo! (Estoy siendo irónica, para aquellos que no lo hayáis captado).


En ningún momento pretendo decir que la trama no es interesante, pero cojea bastante en muchos aspectos, ya que está totalmente inacabada. En primer lugar, el hecho de comenzar la historia en la actualidad y continuarla hasta el final en el siglo XVIII, pues... No convence mucho, porque ambas partes quedan claramente a medias. Y todo ello por no hablar de que no se sabe en ningún momento quién es el protagonista... Si Silvia Abascal como tasadora o el matrimonio Valdemar en sí. Además, el terror es demasiado clásico, tanto que entraría dentro del género "miedo menos miedo"... Ha sido bastante decepcionante y, aunque estemos en un Blog de crítica positiva, no podía dejar de hacer mención a determinados aspectos que no pasan del todo inadvertidos.

De todos modos, la ambientación y el vestuario se merecen un aprobado con nota. Quizá sería una película modelo si los actores no hubiesen sobreactuado tantísimo su papel... Una completa desilusión, desgraciadamente. Terror tiene poco, y... ¿Sangre? Como digo siempre, menos que el tobillo de un canario... Los que catalogan las películas de un género u otro deberían mirárselo.

Un saludo,

sábado, 5 de junio de 2010

Bathory: La Condesa de Sangre

Siempre me ha llamado la atención la historia de Elisabeth Bathory o, lo que es lo mismo, "La Condesa de Sangre", según múltiples leyendas urbanas. Tras ver el otro día Stay Alive (la que ya comentamos), tuve la oportunidad de adentrarme en una de las casi 40 películas que hacen alusión a su personaje desde el año 1956. Seguramente se trate de una figura demasiado morbosa como para dejar que quede olvidada a través del tiempo.

La película que hoy me atañe es una de las más recientes y cuyo título es Bathory: La Condesa de Sangre. Como en la mayoría, se cuenta la historia de la sádica condesa Elizabeth Bathory, cuyos deseos eran recojer a bellas jovenes vírgenes, torturarlas de todas las formas posibles y, con su sangre, bañarse, ya que de esa forma pensaba que nunca envejecería y se conservaría joven eternamente. Destacaría, sin lugar a dudas, que esta película tiene menos sangre que el tobillo de un canario, y os invito a que lo refutéis: muy bonita vestimenta, un papel magistral de Anna Friel como la condesa, pero... ¡Esta vez se le da toda la vuelta a la historia! Este hecho me ha llamado muchísimo la atención: teníamos la figura de Elisabeth Bathory en un pedestal, como si de la mayor asesina en serie de la historia se tratase. Sádica, torturadora, con un posible trastorno mental, amante de la sangre humana... Y ahora parece ser que entró en el libro Guiness de los Records simplemente por las envidias de la época. Quizá es cierto, y nunca cometió tales atrocidades, o simplemente hacía lo que una noble más de su época (ya que, por aquellos entonces, estaba muy bien visto lo de torturar hasta la muerte a los "infieles").

En la película he echado de menos muchas etapas de su vida en general... Para los que no la conozcáis, se casó con apenas 15 años gracias a un arreglo matrimonial familiar con Ferenc, noble de la época y mayor que ella 11 años. Apenas se veían, ya que él siempre andaba de batalla en batalla... Parece ser que mantuvo una relación extramatrimonial muy duradera con el pintor Caravaggio, pintor homosexual de la época. Su marido falleció y el pobre Caravaggio también, y probablemente, la condesa tuviera una enfermedad en la sangre (al menos, eso se refleja en el filme). Fue a partir de su viudez cuando la historia no está clara...


Quizá, su afán por la sangre humana comenzó cuando una de sus sirvientas adolescentes le dio un involuntario tirón de pelos mientras la estaba peinando. Al principio tuvo mucha suerte: la condesa reaccionó reventándole la nariz de un fuerte bofetón (cuando lo normal entre la nobleza de la época habría sido sacarla al patio para recibir cien bastonazos), pero en la película podemos ver como la acuchilla diectamente. Realmente, cuando la sangre salpicó la piel de Elisabeth, a ésta le pareció que allá donde había caído desaparecían las arrugas y su piel recuperaba la lozanía juvenil. Y de ahí en adelante vendrían los crímenes y crímenes... Al no pronunciarse inocente o culpable, fue condenada a pasar el resto de sus días en la torre de su castillo, sin ver la luz del sol. La película refleja que murió incinerada, aunque realmente murió de inanición.

La historia no está clara... Me gustaría creer que todo fueron envidias de la época y que, durante todos estos años, lo único que hemos hecho es acusar a una inocente.

Un saludo, :)