lunes, 25 de octubre de 2010

Híncame el Diente (Vampires Suck)

Hace tiempo que echaba de menos una película de este tipo: Spanish Movie era lo último que habían visto mis ojos en la línea 'Scary Movie' y por la que valía la pena sentarse delante de la tele sólo por reirse de lo ridículo de los taquillazos. ¿Por qué? Porque son películas que cumplen perfectamente la finalidad para la que fueron creadas: entretener (lo de hacer reir dependerá del sentido del humor de cada uno). No pretendas buscar en estos géneros nada más que lo que pueden aportar, porque si no, la decepción puede ser abismal... Híncame el Diente (Vampires Suck) es una de esas pelis, esta vez parodiando las mejores escenas (lo que no implica seguir un orden) de lo más pasteloso habido y por haber en el mundo del cine: los vampiros brillantes de la saga 'Crepúsculo.'

Nos hallamos una comedia sobre la ansiedad adolescente. Becca es una adolescente no vampiro que se debate entre dos chicos: un blanquinoso vampiro un tanto cani (y que no se cambia de chaqueta) y un indio chihuahua que corre tras los gatos. Antes de que pueda elegir, Becca también deberá sortear a su padre, quien avergüenza a su hija por tratarla como si fuera una niña. Su padre es el sheriff del pueblo donde residen, pero no se entera de nada, aunque los Black Eyed Peas estén por ahí, matando a sus anchas... Mientras tanto, los amigos de Becca deberán lidiar con sus propios problemas amorosos, chocando todos ellos en el baile de graduación. 


Vamos, toda una parodia de la creciente moda de las películas vampíricas, tomando Crepúsculo como eje, aunque también se mencionan otras composiciones televisivas. Sin duda, tiene momentazos buenos, pero es evidente que está claramente desordenada si atendemos a los libros de la Meyer o a las películas pastel... Eso no me gustó demasiado, pero aún así, puedo decir a su favor que me divirtió mucho las similitudes en cuanto a nombres de personajes, vestimentas, escenas: Becca, Edward Sullen, lobos gays, una habitación llena de barbies para Becca... ¡Y todo ello por no hablar del pedazo de final que se han currado! Si es que... Yo también tuve la misma idea cuando vi la primera peli de la saga... ¡Me la han robado!

Desde luego, no podéis dejar de verla. Yo me he reído un buen rato, y no dudo en que vosotros os riáis igual. Es un bodrio, pero ni más ni menos que las películas de este tipo, y desde luego que os hará pasar un buen rato entre colegas...

Vamos, ¡a fomentar el cine!

No hay comentarios:

Publicar un comentario