sábado, 4 de septiembre de 2010

Tenías que ser Tú

¿Cómo te sentirías si vas a pedirle la mano a tu novio de toda la vida, te pasan mil calamidades en el camino y, además, encuentras al hombre de tus sueños? 'Oh, qué bonito...' es la primera frase que te vendría a la cabeza cuando ves una película como ésta. Humor y romanticismo se unen para dar lugar a Tenías Que Ser Tú (penosa traducción de Leap Year, su título original), una comedia romántica (supuestamente) donde se nos explica una antigua tradición irlandesa donde las mujeres que quieran casarse deben esperar a los años bisiestos, concretamente al 29 de Febrero, para pedir matrimonio a sus novios y recibir un sí.

Con la mencionada tradición hay de sobra para un buen argumento, en el que Anna, que lleva cuatro años saliendo con Jeremy, ya se ha cansado de esperar a que él le proponga matrimonio. Coincidiendo con el viaje de su novio a Dublín, la joven descubre que en Irlanda existe una leyenda según la cual las mujeres pueden pedir la mano de los hombres sólo los 29 de Febrero, en los años bisiestos. Anna decide abandonar Boston para cumplir con esta vieja tradición, pero la mala suerte se ceba con ella y termina perdiéndose. Declan, un tipo arisco que conocerá en un sucio pub, se convertirá en su única ayuda... Lo que no sabía Anna es que Declan llegaría a abrirle los ojos al verdadero amor...


Una película bastante sexista y repleta de topicazos como casas, pero que logra la finalidad para la que fue creada: que el telespectador diga repita hasta la saciedad la onomatopeya 'oooh.' ¿Y por qué? Porque el género 'comedia' brilla por su ausencia, llegando a indigestar con tanto romanticismo forzado. También debo decir que, aunque cierto es que ya son cientos las películas por el estilo las que podemos encontrar en una filmoteca, la fotografía y la escena de esta película de penosa traducción titular (¿lo he dicho ya?) son sublimes, y los parajes, maravillosos y románticos (un punto, sin duda, más a su favor: el turismo por Irlanda). Los actores son guapos a rabiar, además de talentosos... Les han dicho que se comporten como enamorados quinceañeros en plan 'te quiero, no te quiero' y así lo han hecho.

La película entretiene, y eso es de lo que se trata ¿no? Totalmente recomendada para los fans del género romanticón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario