domingo, 5 de septiembre de 2010

Brothers

Últimamente me sale Afganistán hasta en la sopa (¡qué cosas tiene la vida!), y es por ello por lo que me decidí a ver esta película: Brothers, un dramón de tres pares de narices donde hay militares, guerra, sufrimiento y gente mala. Con un elenco maravilloso formado por Jake Gyllenhaal, Natalie Portman o Tobey Maguire (nuestro queridísimo Spiderman de los últimos tiempos) se desarrolla una trama que, aunque un tanto insípida, queda perfectamente adecentada con las interpretaciones magistrales, sobre todo la de Maguire en el papel de un militar que acaba roto emocionalmente tras sobrevivir a las peores calamidades en un país en guerra.

La historia en sí no es más que un remake del film danés de Susanne Bier, Brothers (Brødre), de 2004. Al principio, se nos presenta al capitán Sam Cahill (Tobey Maguire), un condecorado marine, que es enviado a combatir en Afganistán. Allí sufrirá un grave accidente y, tras meses de búsqueda, el gobierno le declara fallecido o desaparecido. Tras saber la noticia, su hermano pequeño Tommy (Jake Gyllenhaal) se queda en Estados Unidos, cuidando de su cuñada Grace (Natalie Portman) y sus sobrinos; Tommy siempre fue la antítesis de su hermano (cárceles, alcohol, drogas, etc.), pero conseguirá consolar a la mujer e hijo de su hermano y, con el tiempo, ganarse el cariño y el amor de ellos hasta tal punto de sustituir a su hermano como marido y como padre. 


El problema llegará cuando, un día reciban una noticia inesperada, cuyas consecuencias sacudirán la unidad de la familia...: Sam está vivo... Ha tenido que cometer verdaderas atrocidades para regresar al lado de los suyos, pero ahora nada será como antes... Emocionalmente está destrozado, ya no es el Sam que era...

El final del filme quizá sea, a la vez, lo más intuitivo y sorprendente que jamás he visto: cuando parece que va a suceder algo que, aunque doloroso, sería lo más aceptado por las mayorías, un giro de guión logrará cambiar nuestras espectativas. Quizá no consigue un realismo extremo (propio de peliculones bélicos como Bravo Two Zero), pero logrará tocaros el corazón... De hecho, es capaz de mostrar no a los ganadores, sino a los verdaderos perdedores de la guerra (además de los que fallecen).

Además de recomendarla, os dejo con una duda existencial... El talibán que habla castellano... ¿No es Néstor Carbonell, el 'tío con los ojos pintados' o, mejor dicho, Richard, en Lost?

No hay comentarios:

Publicar un comentario