martes, 31 de agosto de 2010

Los Fantasmas de mis Ex

¿Os apetece una comedia romántica? Hoy regresamos con una muy reciente...: Los Fantasmas de mis Ex, típico filme sobre uno de esos 'hombres casanova' sin remedio que alternan varias conquistas a la vez y dejan a sus novias por teléfono (o por videoconferencia, que ya hemos evolucionado en el tiempo...). Lo más llamativo de la peli es que guarda una importantísima similitud con 'Cuento de Navidad', de Charles Dickens, donde tres fantasmas (pasado, presente y futuro) serán capaces de hacer cambiar de parecer al protagonista en su visión de que el amor no existe y que lo importante es disfrutar la vida.

El argumento es facilón de comprender: Connor Mead (Matthew McConaughey) es un fotógrafo sin escrúpulos. Le encantan las mujeres, pero jamás inicia relaciones estables: prefiere la libertad es capaz de pensar, mientras tanto, cuál será su próximo objetivo. Paul (Breckin Meyer), el hermano de Connor, es la cara opuesta de la moneda: él sí cree en el amor y, de hecho, va a casarse. Pero el día antes de la boda, Connor hace gala de su sarcasmo y se carga la ceremonia, desanimando a Paul y a una amiga de la infancia llamada Jenny (Jennifer Garner).


Como castigo ante su egoista comportamiento, Connor recibe la llamada del fantasma de su tío Wayne (Michael Douglas), quien le advierte de que en las próximas horas será visitado por los espectros de sus ex novias: las del pasado, las del presente y las del futuro; es decir, una jovencita ochentera que fue su novia en la juventud, su actual secretaria a la que no puede considerarse una de sus amantes y una misteriosa belleza que viene del futuro. Todo ello le ayudará a cambiar su visión acerca del amor y a aflorar sentimientos que creía totalmente olvidados...

El reparto es magistral: todos y cada uno de los actores (desde los más conocidos a lo menos) son capaces de provocarnos las sensaciones que pretenden causar: secuencias de humor que roza lo absurdo en una historia de amor que será capaz de entretener al telespectador a base de bien. La película en sí tampoco tiene nada de especial: es una calca más del género 'comedia romántica' al que estamos acostumbrados, pero el cual a mí no me cansa en absoluto; tiene todos los ingredientes necesarios para agradar, desde un buen reparto hasta un argumento entretenido.

¿Qué más se puede pedir? Es ideal para una tarde de domingo, aunque no os la recomiendo si estáis hartos de ver películas por el estilo... Lo que más me ha sorprendido, quizás, es el papel de Michael Douglas en la peli, al más puro estilo Jacob Maley de la versión original de Dickens. No me imaginaba al grandísimo interpretando papeles de este tipo... De duro ha pasado a blandito en menos de nada (será cosa de la edad).

A verla se ha dicho... Os dejo con el tráiler:

No hay comentarios:

Publicar un comentario