jueves, 8 de julio de 2010

La Decisión de Anne

Un buen elenco de actores y un argumento potente... La Decisión de Anne tiene todos los ingredientes para ganarse el reconocimiento de los paladares más exigentes. Es una película conmovedora hasta la saciedad, con unas interpretaciones estelares y que no escatima en absoluto en el realismo de las escenas, exaltando siempre el 'efecto lacrimógeno.' Tremendamente ética y educativa, exageradamente emotiva y un papel central por parte de Abigail Breslin más que destacable. Un filme que da mucho que pensar, que invita a la reflexión continuamente.

El argumento, en principio, parece básico: la vida de Sara (Cameron Diaz) y Brian Fitzgerald (Jason Patric), padres de un hijo y de Kate (Sofía Vassilieva), una niña de dos años, cambia radicalmente cuando a la pequeña le diagnostican una leucemia. La única esperanza de los padres es tener otro niño para salvar la vida de Kate. Para algunas personas, estos temas de ingeniería genética generarían preguntas morales y éticas; para los Fitzgerald, y para Sara en particular, no existe ninguna otra opción sino hacer todo lo que se pueda para asegurar la vida de Kate. Y lo que sea es Anne.

Kate y Anne (Abigail Breslin) comparten una relación aún más cercana que la de la mayoría de las hermanas. Aunque Kate es mayor, ella confía en su joven hermana; de hecho, su vida depende de Anne. A lo largo de sus jóvenes vidas, las hermanas pasan por diversos procedimientos médicos y estancias en el hospital, lo que no es sino una parte de la vida de una familia unida. 


Sara, esposa y madre abnegada que deja su carrera como abogado para cuidar a su hija, a veces se siente perdida dentro del papel que ha tomado en su esfuerzo por salvar a Kate. Su marido Brian, de gran fortaleza y apoyo moral, a menudo se vuelve totalmente pasivo ante la fuerza y la determinación de su esposa. Y el único hijo varón que tienen, Jesse (Evan Ellingson), queda ocasionalmente relegado a un segundo plano, ya que Kate y Anne ocupan el centro de todo. Hasta que Anne, que ahora tiene 11 años de edad, dice 'no.' En busca de 'emancipación médica' (un término poco conocido hasta ahora), contrata a su propio abogado (Alec Baldwin), e inicia un proceso legal que divide a familia y que, sobre todo, podría dejar rápidamente al débil cuerpo de Kate en manos del destino.

Destaca, en todo momento, la escasa sutilidad... Es directa a más no poder, buscando una vuelta de tuerca más a cada inciso, haciendo llorar y retirar la mirada en el 80% de sus escenas. Cada personaje es de vital importancia en este rompecabezas: una madre luchadora, un padre fuerte y menos expresivo, una hermana que sería capaz de darlo todo, un hermano con dislexia porque nadie se ha preocupado de su educación, un abogado con un 91% de éxito... ¡Incluso un novio para Kate (Taylor, interpretado por el guapísimo Thomas Dekker)! Todo encaja en esta película basada en una novela de Jodi Picoult, donde el final es totalmente diferente (desgraciado igual, pero diferente).

De la mano del mismo director que El Diario de Noa (Cassavettes) llega La Decisión de Anne, un filme que parece que su única pretensión es hacernos llorar como descosidos en salas llenas de desconocidos. Menos mal que ya la podemos ver en casa... Os dejo con el tráiler: 

2 comentarios:

  1. Fui a ver esta película y me emocionó, de verdad me encantó. Es una de las pocas películas que merecen la pena ser vistas en el cine.
    Por cierto, muy buen blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Merigold! Por lo que veo, tienes muy buen gusto con las pelis. Espero leerte por aquí más a menudo, :)

    ¡Un saludo y gracias por pasarte! :)

    ResponderEliminar