miércoles, 7 de julio de 2010

An Education (La Educación)

¡Un peliculón, si señor! No esperaba gran cosa tras ver el tráiler: me dije que apenas llegaría a un drama romanticón del montón, de esos que hay miles y que se emiten cada tarde de sábado en lugar de una Telenovela... Pero no, me equivoqué por completo (¡las apariencias engañan!). An Education es romántica, eso sí, pero maravillosamente entretenida, donde cada escena está cuidada al mínimo detalle, perfectamente bien organizada, con unos guiones soberbios y un lenguaje exquisito. Una dulzura casi sobrenatural y una elegante fotografía rodean a Cary Mulligan, que ejerce un papel central muy luminoso y fino.

La película se desarrolla allá por el año 1961, y la atractiva y brillante estudiante de 16 años Jenny (Carey Mulligan), que vive en los tranquilos suburbios londinenses, sólo piensa en estudiar para poder ir a Oxford. Pero también es conciente de que está en plena era de efervescencia de la cultura de los 60, así que su mundo se tambalea cuando un día conoce a Brit (Peter Sarsgaard), un tipo seductor de 35 años. Brit comenzará a cortejarla con cenas elegantes, clubs y viajes junto a sus divertidos amigos Danny (Dominic Cooper) y Helen (Rosamund Pike), poniendo a Jenny en un dilema sobre si en el futuro deberá seguir con Brit y su ajetreada vida, o bien ir a la Universidad. 

 
Basada en el diario autobiográfico de la periodista Lynn Barber, el final de este filme es más o menos sorprendente, depende de quién lo mire... Además, el tema central de la película ('señor mayor enamorando a una jovencita') es una tremendísima provocación, aunque muy bien disfrazada de elegancia para la ocasión.

Francamente, me molesta mucho la forma en la que se compara el hecho de 'estudiar una carrera en Oxford' (aunque en España no se comprenda el tremendo alcance de esa acción) con 'tener un marido rico.' ¿Hasta qué punto se frivoliza con esos aspectos? ¿No será mucho mejor tener estudios? Porque, dada la comparación, yo también hubiese preferido que un hombretón como Peter Sarsgaard me llevase de fiesta a pasarme la vida estudiando... Demasiado estereotipada, al fin y al cabo. Exquisita y elegante, pero estereotipada. 

Incasablemente recomendada... Una interpretación magistral también, aunque escasa, por parte de Emma Thomson, como madre de la protagonista.

4 comentarios:

  1. Esta película la veré en breve. Espero que no me decepcione.
    un saludo desde www.losporquesdesantiago.com

    ResponderEliminar
  2. No te decepcionará, es bastante entretenida... Además, el guión es muy bueno, bastante elegante, la verdad.

    Un saludito y atento a la peli que voy a criticar hoy, ;)

    ResponderEliminar
  3. Otra para la saca...Muy buena peli, aunque con una moralina final que no me convence mucho.

    ResponderEliminar
  4. Ya, mucho desarrollo para tan poca chicha final...

    ResponderEliminar