domingo, 13 de junio de 2010

La Herencia Valdemar

Esta película logra dejar al espectador con la miel en los labios de la forma más vulgar y descarada. De hecho, no recuerdo ninguna película como ésta: a lo mejor, por ese motivo podría destacar por su originalidad... La Herencia Valdemar queda definida por muchos aficionados al cine como una "versión beta", donde falta muchísimo para ser una película completa. Vamos, como si nos venden las 200 primeras páginas de un libro que tiene 500... ¡No tiene sentido!

La película comienza con uns créditos totalmente inquietantes, tanto como la portada de la misma... La historia nos muestra a Luisa Llorente, una experta en tasación de inmuebles antiguos, que desaparece cuando visita la misteriosa mansión victoriana Valdemar para realizar un inventario de los bienes de la propiedad. Maximilian, presidente de la compañía para la que trabaja Luisa, contratará los servicios del detective Nicolás Tramel para que la encuentre, ya que no es la primera desaparición.


El detective se traslada al lugar de los hechos y emprenderá un viaje al pasado acompañado por la arrogante Doctora Cerviá, presidenta de la fundación Valdemar, quien le pone en antecedentes del caso y relata la tragedia de Lázaro y Leonor Valdemar, el matrimonio que habitaba la casa de la leyenda allá por el año de 1880. Parece ser que Lázaro y Leonor Valdemar realizaban sesiones de espiritismo fraudulentas; lo que no iban a pensar es que, a lo largo de una de ellas, un espíritu maligno iba a emerger desde el más profundo infierno... ¡Puf, qué miedo! (Estoy siendo irónica, para aquellos que no lo hayáis captado).


En ningún momento pretendo decir que la trama no es interesante, pero cojea bastante en muchos aspectos, ya que está totalmente inacabada. En primer lugar, el hecho de comenzar la historia en la actualidad y continuarla hasta el final en el siglo XVIII, pues... No convence mucho, porque ambas partes quedan claramente a medias. Y todo ello por no hablar de que no se sabe en ningún momento quién es el protagonista... Si Silvia Abascal como tasadora o el matrimonio Valdemar en sí. Además, el terror es demasiado clásico, tanto que entraría dentro del género "miedo menos miedo"... Ha sido bastante decepcionante y, aunque estemos en un Blog de crítica positiva, no podía dejar de hacer mención a determinados aspectos que no pasan del todo inadvertidos.

De todos modos, la ambientación y el vestuario se merecen un aprobado con nota. Quizá sería una película modelo si los actores no hubiesen sobreactuado tantísimo su papel... Una completa desilusión, desgraciadamente. Terror tiene poco, y... ¿Sangre? Como digo siempre, menos que el tobillo de un canario... Los que catalogan las películas de un género u otro deberían mirárselo.

Un saludo,

4 comentarios:

  1. Yo quería leer lo que has puesto pero la voy a ver en los próximos días y temo a los spoilers je...

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues no lo leas! Puede ser un gran spoiler... ¡Huye, huye! Prefiero que la veas y que luego me cuentes... Que a lo mejor a ti te gusta, :)

    ResponderEliminar
  3. A mí La Herencia Valdemar me gustó, me recordó a los clásicos cuentos de terror de las revistas pulp y el final abierto me tuvo esperando con ganas a la continuación.... lo malo es que la 2ª es mala de narices.

    ResponderEliminar
  4. La segunda parte va a ser el fruto de mi próxima crítica... ¿Resistirás sin echarte unas risas? :)

    ResponderEliminar