jueves, 27 de mayo de 2010

Lost: The Final Season

Desgraciadamente, Lost ha terminado... Seis temporadas cogiendo cariño a todos esos peculiares personajes que han desfilado por delante de nuestras pantallas para que ahora nos lo quiten de golpe... Con un final tan ambiguo como usual y repetitivo. Hay opiniones para todos los gustos, desde personas a quienes les ha encantado hasta otras que despotrican sin piedad. Yo no me sitúo en una posición ni en otra... Más que nada porque, cuando todo el mundo disfrutaba de los últimos minutitos de esta grandiosa serie, yo estaba haciendo un examen... ¿Qué se le va a hacer? Comencé a verlo, me di cuenta de que a Cuatro no se le da muy bien lo de traducir a tiempo "real" y tuve que abandonar mi morada.

Tras evitar comentarios spoiler de losties y huir como si no hubiera un mañana, repuse el capítulo en casa con subtítulos en español latino (todo hay que decirlo) debido a que no había nada más disponible a esas horas. Sin más, acabó sucediendo lo que buenamente esperaba: un final al más puro estilo "Los Serrano." Recuerdo que esa fue la primera frase que emergió de mi boca en el momento en que acabé de verlo: "Claro... Como no sabían qué más hacer... Lo han liado todo tanto... ¿Qué mejor solución que decir que están todos muertos?" Por favor... ¡Qué triste! "Unos murieron antes... Otros después..." Normal que Jack Sephard pillase una llorera monumental cuando su padre se lo dice... ¡Si estaba llorando medio mundo mientras lo veía!


Por todo ello, la mayoría de sus seguidores están muy decepcionados. No era eso lo que esperaban: dejan el campo abierto hacia la ambigüedad, por lo que más de 13 millones de personas se quedaron con la boca abierta, unos para bien, otros para mal... Hay gente que comparte la hipótesis de que no están muertos, de que simplemente morirán en un futuro... Hay otros que piensan que definítivamente sí... Y yo aquí sí que me posiciono: considero que la mayoría murieron en el momento del accidente, que la mayor parte de las cosas que les han ido sucediendo no han sido más que ilusiones, percepciones, y sueños, mientras van muriendo los siguientes y los siguientes... Hasta encontrarse todos en esa especie de "purgatorio." Y es que... ¿Cómo no iban a esperarse? Todos ellos eran almas sin rumbo, con mala suerte, personas solas, sin nadie a quien recurrir... ¿Qué mejor forma que permanecer juntos? Sólo tenéis que ver como el padre de Jack abre las puertas del cielo...

He de reconocer que la escena final es muy muy triste... Darte cuenta que estas personitas, que tantos buenos ratos te han dado, cada uno, con sus más y sus menos, los que te caen mejor y los que te caen peor... Están muertos... Pues es para llorar. Siento que ahora nada será igual, que no va a haber serie alguna por los siglos de los siglos que logre parecerse ni por un asomo a Lost. Sinceramente, una parte de mí ha muerto con ellos... Porque ya no volverán momentos en los que la gente trate de chafarte el capítulo con sus spoilers... ¡Qué momentos tan graciosos!

De todos modos, me dedicaré a ver nuevamente capítulos pasados, y sobre todo esta última temporada... No me resigno a hacerme a la idea de que ya ha llegado su final.

Un saludo, :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario