martes, 13 de abril de 2010

El Erizo

Un bonito drama con toques de comedia... Esta es la última peli que he tenido oportunidad de ver, y de verdad que la recomiendo con todo mi corazón, el cual ha quedado tocado (y hundido) por la sensibilidad que se desprende en cada una de sus escenas. El Erizo, producción francesa, de muy reciente estreno la cual me hubiese encantado ver en la gran pantalla. Pero, como todo no puede ser, pues nos queda el "cine en casa."

La historia nos relata el encuentro inesperado entre algunos de los habitantes del número 2 de la calle Eugène Manuel, en París: Paloma Josse, una niña de once años tremendamente inteligente y con un plan secreto (suicidarse cuando cumpla los 12 años); Renée Michel, portera discreta y solitaria que, bajo su apariencia de inculta y arisca oculta en realidad una personalidad inteligente y cultivada a base de buenos libros; el enigmático señor Kakuro Ozu, un japonés que acaba de mudarse al edificio y que parece muy interesado en conocer a Renée...


Tras la venta y reventa del bestseller de Muriel Barbery "La Elegancia del Erizo", Mona Achache decidió adaptar esta película al cine invitando, en todo momento, a una reflexión que no cansa, que no duerme y que, para más inri, cautiva. Sus apenas 100 minutos de duración se hacen tremendamente cortos: necesitas un poco más para acabar de entender todo, y sobretodo, para tratar de superar el final, el cual no voy a desvelar. Una película que no puede, bajo ningún concepto, faltar en nuestra filmoteca... ¿Por qué? Porque es una buena crítica social, donde quizá una niña no es la persona más adecuada para juzgar la típica familia burguesa cámara en mano (su personaje apenas tiene importancia aunque aparece en exceso), pero, si somos avispados, seremos capaces de ver como la muerte de una persona, según el estatus que se le adjudique, nos importará más o menos...

Una historia contada en clave de fábula, tanto que parece un cuento para niños, pero siendo necesario tener una mente adulta para comprenderlo. Escribo sobre esta película por la crítica a la sociedad francesa individualista, donde es necesario tener cada vez más y más dinero para ser reconocido, y así no acabar siendo olvidado tras el arquetipo de ser una portera, una persona sin hogar, etc.

La recomiendo, aunque a veces haga demasiado uso de la fantasía, :). No podéis dejar de verla, lectores, :)

Un saludito, :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario