jueves, 25 de marzo de 2010

Sherlock Holmes

Recuerdo que hace un par de semanas fui al cine a ver esta película, pero, no sé por qué, lo había olvidado por completo... Y, al final, acabó quedando en el "tintero de las películas olvidadas." En fin, algún motivo tendré... Pero Sherlock Holmes no fue para nada un producto "totalmente" desagradable ante mis ojos.

Tras muchas y repetidas versiones al respecto, la mítica pareja compuesta por Holmes y Watson regresan a la gran pantalla, esta vez acompañados por una extraña conjunción entre humor irónico y deducciones facilonas donde lo mejor de todo es la ambientación londinense del siglo XIX. Trajes de época, carruajes con caballos, palacios, adoquines, monumentos, industrialización... Todas estas cosas hacen que el filme se salve.

Se trata de una versión que ha dirigido Guy Ritchie, un nuevo y dinámico retrato de los personajes más famosos de Arthur Conan Doyle. Esta vez, Holmes y Watson, su incondicional compañero, deberán enfrentarse a un nuevo reto, mostrando unas habilidades para luchar tan letales como su legendaria agudeza intelectual. Holmes peleará como nunca para acabar con un nuevo enemigo y desenmarañar así un complot mortal que podría destruir el país.

Digamos que estamos ante una verdadera adaptación del cómic de Lionel Wigram, que reinventaba estos dos personajes, convirtiendo a Sherlock Holmes (Robert Downey Jr.) y al Doctor John Watson (Jude Law) en detectives con habilidades para el boxeo y el uso de la espada, respectivamente.

En lugar de hacer una película de intriga, Guy Ritchie se ha sacado de la manga una cosa rara... Algo así como entre acción y humor (malo, malo, pero malo). Holmes y Watson se dedican a repartir ridículos palos a cámara, dando lugar a más escenas malas que buenas. Del guión creo que mejor nos olvidamos, y del hilo argumental también, dada su "flojedad"... Todo esto da como resultado una película difícil de inscribir dentro de un género concreto y, lo peor de todo, es que no aporta demasiado.

Aun así, y si sois fans de la buena ambientación... No podéis dejar de verla... Sobre todo, también, si el humor absurdo os hace reír.

4 comentarios:

  1. Bueno... mala, mala no es. No aporta nada, pero entretiene. No tengo claro si me gustó o no, pero tampoco fue un suplicio ni un aburrimiento verlo. Es Sherlock Holmes rollo Iron Man, pero bueno...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no figura entre mis favoritas... De hecho, sólo destacaría la ambientación londinense del XIX y alguna que otra chorradita de esas que pueden sacarte una sonrisa. Por lo demás, demasiado 'superhéroe' todo...

    Gracias por el comment, :)

    ResponderEliminar
  3. Dejando atrás la historia, quiero hacer hincapié en el reparto actoral pues me parece que es lo que le da esa fuerza a esta película. duda Robert Downey comienza a caerme bien como el gran Sherlock Holmes; su actitud narcisista es genial pero carece de fortaleza por causa del guion. Debo admitir que si no fuera por su excentricidad, el filme hubiera sido un producto mucho más aburrido ya que en cierto modo te produce cansancio. Si bien existen tres escenas, especialmente con el poni demoniaco, donde inevitablemente te quitan ese rostro de amargura. Es una buena película la recomiendo mucho.

    ResponderEliminar
  4. Qué razón tienes, Sofía... Es justamente eso: su excentricidad, sus peculiaridades y su humor negro la que la convierten en ese producto capaz de sacarte una sonrisita, :)

    ResponderEliminar