miércoles, 24 de marzo de 2010

Los Hombres que miraban Fijamente a las Cabras

Hoy regreso con una película de reciente estreno, Los Hombres que miraban Fijamente a las Cabras, basada en un best-seller con el mismo nombre, autoría de Jon Ronson. Es un género un tanto difícil de calificar, pero opto por bautizarlo de comedia un tanto surrealista (o, al menos, esa fue mi impresión desde la butaca del cine). En cada una de sus escenas se respira un humor satírico e irreal sobre las técnicas de control mental y programas de entrenamiento militar, formando una particular ida de olla de su director (Grant Heslov).

Estamos ante una película que cuenta con buenos y guapos actores, como son Edwan McGregor y George Clooney... Y esto no siempre es así: ni todos los buenos son guapos, ni todos los guapos son tan buenos... Pero esta vez se cumple perfectamente la regla. De todos modos, considero que no se ha aprovechado en su totalidad la capacidad de estas dos estrellas, que podrían haber dado mucho de sí.. Muchísimo, y con esta película les han dejado un poco a la altura de mis rodillas (que no es muy alto).

Y... ¿Qué podemos esperar con tan disparatada descripción? Digamos que Bob Wilton (Edwan McGregor) es un periodista al que ha abandonado su mujer y, desesperado, decide marcharse a Irak para dar con el reportaje de su vida y demostrar que es todo un hombre. Allí, conocerá a Lyn Cassady (George Clooney), un tipo que trabajaba para el servicio secreto militar de Estados Unidos, que asegura tener poderes psíquicos y fue devuelto a la actividad tras el fatídico 11 de Septiembre. Juntos, emprenderán un viaje en búsqueda de una misión sin sentido: se trata de una legión de "Guerreros Monje" que posee una serie de extraños poderes, tales como leer la mente del enemigo, atravesar paredes o, incluso, matar una cabra con tan sólo mirarla fijamente. El fundador del programa, Bill Django (Jeff Bridges) ha desaparecido y la misión de Cassady es encontrarle. Es cuando, intrigado por las increíbles historias que narra este recién conocido, Bob decide impulsivamente seguirle.


Es una apuesta arriesgada, que muchos han tachado de "locura", sobre todo por el hecho de reunir a actores de la talla de los tres mencionados en una conjunción de estas características... Pero... ¡Es que esto es lo mejor! Porque, aunque sea una película sin argumento definido y que pierde el ritmo por momentos, resulta muy satisfactorio ver a tanta cara bonita junta.

Totalmente recomendada. Pensaba que sería peor, pero es una buena elección para un domingo por la tarde... Se merece un aprobado, ¿no creéis?

Saludos, :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario